jueves, 3 de septiembre de 2015

Solidaridad de "almohadilla"

Sí amigos, parece increíble, parece una alucinación, parece un alarde de la mala redacción, pero ¡no!, ¡no es así!; tras meses y meses ha vuelto el chapucero ártabro. Y allá va con un ejercicio de escritura y, finalmente, de algo de incoherencia.

La cuestión es que como no hacer una entrada con "la que cae", estamos viviendo nada más y nada menos el mayor éxodo de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial (o eso no paran de repetir los medios de "comunicación" hora sí, hora también). Estamos los herederos de la cultura grecolatina o judeocristiana (algunos le llaman occidental, y me hace preguntarme como puede estar Australia al occidente el meridiano de Grenwich) ante un golpe de la realidad; nuestras "indignaciones" de meses y años anteriores nuevamente se muestran como simples pataletas de niñitos mimados o de nuevos ricos comparado con lo que realmente es un problema indignante: que tengas que huir de tu Hogar (no de tu casa no, de tu Hogar) debido principalmente a la actuación de Daesh en la zona donde, ¡oh curiosidad histórica!, ha nacido lo que llamamos como "Civilización" (así con mayúsculas).

No deja de ser irónico también que nos encontremos con ingentes cantidades de gentes que buscan refugio en Alemania, esa acusada por nosotros de ser un ogro comeniños que se baña en la sangre de ellos, ya que el estatus de refugiado y las oportunidades que podrían (condicional) tener en Alemania son muy superiores a las de nuestros "solidarios e indignados" países. Nuevo sopapo a nuestra inmadurez pija.

Es vergonzante, profundamente vergonzante, que la única "solución" que van a proponer (siento ponerme en modo pitoniso)  va a ser acoger a los refugiados. Recalco: La ÚNICA; ojalá me equivoque pero temo que será así.

¿Por qué digo que es vergonzante y será la única?, pues porque somos así, porque tenemos una opinión pública y unos gobiernos que van muy a juego. Somos una sociedad que ahora se indigna a golpe de almohadilla (hashtag para los más "trendis"), pero que ¡ojo!: ¡a ver lo que haces para solucionar mi indignación que a lo mejor me irrita!. Los gobiernos al mismo tiempo son una especie de Sociedades Anónimas preocupadas por el resultado cada cuatro años y sin capacidad para ver más allá, por lo que: ¡ojo con lo que hacemos no vaya a ser que perdamos las elecciones!. A la sociedad le preocupa hacer lo mínimo posible y que no le estropeen el telediario a la hora de comer y al gobierno que si lo estropea no le perjudique en las elecciones; conclusión: como mucho aceptaremos a algún refugiado y ya.

Por desgracia esto a mi me recuerda a la política de apaciguamiento que hizo el Reino Unido  con el Tercer Reich cuyo paradigma fue Neville Chamberlain, política que tuvo como consecuencia una nimiedad: la Segunda Guerra Mundial. Al final el apaciguamiento llevó a dar tiempo para fortalecerse más a una Alemania que, a la postre, hizo lo que hizo. Digo me recuerda porque Europa ha mandado a la zona de lucha con el Daesh un gran ejercito...de aviones no tripulados, no va a mandar ejercitos ya que no se arriesgan a una posible ola de manifestaciones, y mientras dejamos que el Daesh se fortalezca más y eche a más gente de sus hogares (si es que pueden escapar), día sí día también.

En resumen, vamos a ver un bombardeo de hashtags (ahora sí), un ejercito de comentarios en facebook, algún amago de concentración, un arsenal de artículos en periódicos e ingentes cantidades de entradas en blogs como la que estoy perpetrando (esta es la incoherencia de la que hablaba al principio). Pero dudo que veamos un ejercito europeo pisar la zona para evitar que a esta gente se le eche de sus hogares, nos llega con recibirlos, pero no con plantar cara al verdadero problema que ahora sí golpea en nuestra puerta.

Sé que es muy fácil decir esto detrás de un teclado; pero creo que tenemos unos gobiernos para tener miras más allá de cuatro años o más allá de sus rancias ideologías a izquierda y derecha; y, aunque sea la demostración de la derrota de la razón, tenemos unos ejércitos profesionales que (desgraciadamente) creo que tendrían que intervenir ante la barbarie.

Aunque bueno, a lo mejor creo de más y estoy equivocado en todo lo que he puesto. Ojalá sea así, pero dudo que a golpe de comentarios con almohadilla y de abrir albergues se termine con la descomunal barbarie que vivimos ahora mismo.



¡Salud!


viernes, 20 de marzo de 2015

Deudas históricas

Pues parecía que era un problema regional hispano y resultó que no, que la deuda histórica es un problema paneuropeo, ¡toma ya!, ¡de lo que se entera uno!.

En las últimas semanas, y ante la agria polémica por motivos económicos, desde  Grecia se le reclamaba Alemania el pago de indemnización por los destrozos provocados por el régimen nazi durante la segunda guerra mundial, lo curioso es que la segunda guerra mundial se desarrolló entre 1939 y 1945...y si mis datos no son erróneos estamos en 2015, ¡pero no vamos a hacer de eso un problema!.

Seamos creativos, ¡imitemos el modelo!; muchas veces he escuchado como gobiernos hispanoamericanos afean a España lo hecho durante la existencia del imperio colonial español (lo que no deja de ser curioso, ya que los que realmente se enriquecieron durante aquella época no fue precisamente el Reino de España, sino más bien ciertos ricos terratenientes cuyos descendientes siguen siendo ricos hacendados en Hispanoamérica...pero bueno, la culpa es de la pérfida, y curiosamente poco rica, madre patria y no de ciertos criollos que fueron, son y serán ricos). Pues bien, siguiendo este ejemplo espero que Alemania reclame que los aliados la indemnicen por la destrucción que sufrió con los bombarderos de la segunda guerra mundial; y espero igualmente que media Europa reclame a Francia por las andanzas napoleónicas durante el siglo XIX.

Pero no nos quedemos ahí, España debe indemnizar a Holanda y Bélgica por las guerras de Flandes; al tiempo que el Reino Unido debe indemnizar a tres cuartas partes del mundo por su imperio colonial. España y el Reino Unido quedan "a pre" en el tema de la Armada y la Contraarmada, más que nada porque tanto una como otra se hundieron en su mayoría por el camino y los que llegaron a la costa fueron masacrados por los dos bandos.

No debemos ser poco valientes, debemos ir más allá, toda Europa debe reclamar indemnizaciones multimillonarias a Italia por las conquistas del Imperio Romano ¡oigan! ¡que expoliaron el oro español! (si vale para la plata peruana valdrá para el oro español ¿no?). Pero no nos quedaremos ahí, nos dirigiremos a los padres culturales de los romanos, sí, vamos contra los griegos por sus colonias por el mediterráneo y por el descomunal imperio creado por Alejandro Magno...¡que pague Grecia!

Y así podemos seguir hasta conseguir que el descendiente del Homo Hábilis que vivía en una cueva se vea indemnizado por el descendiente del residente en la cueva de al lado por haberle robado una baya silvestre recolectada tras un arduo trabajo.

Lo dicho, ¡todos a reclamar deudas históricas!, vamos a tener que pagar tanto todos a tanta gente que vamos atener que crear un ministerio mundial que se dedique a organizar la burocracia de eses pagos, lo bueno es que tendría que ser de tal tamaño que se acabaría el paro mundial.

Como escucho alguna vez por ahí, "cuando crees que ya nada te va a sorprender, aparece un iluminado y te sorprende"


¡Salud! (y voy abriendo el paraguas)


jueves, 8 de enero de 2015

Salvajes, inhumanos.

Valientes burradas hay que vivir en estos días, llevamos un par de días viendo como las noticias que vemos son (cuanto menos) intranquilizadoras. En el día de ayer un par de "individuos" entraban armados hasta los dientes en la redacción de una revista satírica francesa llamada Charlie Hebdo y mataban a una serie de dibujantes y a unos policías que acudieron al lugar ante la barbarie que estaba aconteciendo.

¿Cual es el "pecado" de los dibujantes? pues sencillo, haber dibujado al profeta de la religión que profesaban los individuos que les asesinaron; lo cual está prohibido según los principios de dicha religión (dibujar al profeta, lo de asesinar creo que también pero han "pasado" del tema). Motivo de peso sin duda...fue simplemente un volver al siglo VIII de nuestra era y pensar en los enfrentamientos iconoclastas, el pero es que estamos en el siglo XXI y alguno parece no haberse enterado.

Hace unos años Javier Krahe habia "cocinado" un crucifijo y acabó siendo juzgado (y absuelto) ya que hubo gente ofendida...estos individuos simplemente asesinaron a los que los "ofendieron", vemos la distancia sideral que hay entre un planteamiento que se basa en el derecho y el que se basa en caer en el más mínimo común denominador: ser un salvaje.

Tras esto siempre aparece algún tipo de iluminado pseudomesiánico que mezcle churras, merinas y a un señor de Cuenca que pasaba por allí para justificar lo injustificable desde una, para mi, incomprensible postura de superioridad moral. Claro que debería doler lo mismo una muerte en un sitio o en otro...pero es que esta gente ha sido matada por un planteamiento religioso que implica atacar directamente a la civilización grecolatina (o judeocristiana, que vienen a ser prácticamente lo mismo), que es en la que nos hemos movido por estos lares desde algún siglo antes de Cristo...y eso es extremadamente serio.

Solo desear con todas mis fuerzas que el sentido común llegue algún día a reinar por aquí, cosa que cada día veo más difícil, y sobre todo mi pésame a las víctimas del salvajismo inhumano. ¡Vaya entrada para empezar el año!


¡Salud! (más que nunca)

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Se acaba el año!

Pues sí queridos artabreadores, justo cuando parecía que el año iba a terminar aparece una nueva entrada en el blog más chapucero de los humildes blogs chapuceros. Y como diría el monarca emérito, "en estas fechas tan señaladas" habrá que hacer una reflexioncilla de lo visto y vivido, y recordado, en los últimos 365 días.

Está claro que a nivel sociopolítico hay dos cosillas que han dado que hablar todo el año. Por un lado la abdicación del Rey (sí ese que nombre antes), pasando de tener de monarca a Juan Carlos I (siempre me hizo gracia ese invento de nombre que se le atribuye a Franco, ponerle el segundo nombre para así no discutir sobre el número de rey al llamarse el padre de Juan Carlos I también Juan) a tener a Felipe VI "El preparado".

Nos hemos cansado de oír lo preparado que está el monarca actual, que ha ido a la universidad y ha hecho máster (o másteres) en el extranjero. Me parece genial, pero un porcentaje brutal de la población española ha ido a la universidad...y se ha sacado un máster (y bastantes en el extranjero), y ahora esta desarrollando su carrera en el extranjero (y no precisamente en aquello para lo que se han formado), así que no creo que tenga que ser nada "destacable" que el monarca actual tenga esa formación pagada por todos nosotros. Lo que me resulta curioso es que siempre se habló que en su día se le mandó a Canadá a un internado ya que, como decirlo, su rendimiento académico era similar al de su sobrino mayor (ese chico medio linchado por esos ""magníficos"" programas televisivos de la tarde)...y sobre eso ahora no se habla, curioso. Y digo yo ¿no será que se ha caido en un cortesanismo cercano a la nausea?, seguro que no y es un fallo de este humilde ártabro, seguro.

Y el otro tema es el tema político, ese tema-bazofia que nos ha llenado por todos lados. Ese tema en el que un día podías levantarte con decenas de detenidos multicolores por corrupción. Ese tema donde te encuentras Gürteles, EREs, Pokemons, Malayas, Andorras, ITVs, Bankias, CCMs, Catalunyacaixas...y muchos más, para mi el más bizarro de todos ha sido el de corrupción en Andalucía que implicaba que el corrupto pillaba "cacho" en la cabalgata de navidad además de poder hacer de Rey Mago (tremendo). Claro, todo esto tiene consecuencias políticas, y es que los que durante años han gobernado ininterrupidamente turnándose (en una reproducción podrida de Cánovas y Sagasta) se han encontrado con que un nuevo grupo los llamaba "casta", ya que es lo que son, son una casta...lo curioso es que este humilde ártabro también los llamó así en su día.

Claro, aparece este nuevo grupo, que promete limpiar de corruptos, que promete partir de cero, que promete eliminar a los que por "endogamia" de los partidos políticos se han perpetuado en el poder...y lo veo bien. Pero claro, luego veo que los que proponen eso son profesores universitarios, y yo pertenezco a una generación que por suerte ha ido a la universidad y ha visto como son los departamentos de profesores de las universidades; ha visto como ahí se dan plazas de profesor titular a gente que, casualmente, nombra a su pareja como profesor ayudante; ha visto como se han creado a dedo cátedras; ha visto como departamentos estaban formados por familias (al estilo Tribunal de cuentas); ha visto como no se quedan con los números uno de la promoción como becarios y sí con los más "simpáticos"... y claro, tras ver eso en muchas facultades solo llego a una conclusión: el profesorado es un ente endogámico, por desgracia, y ente endogámico y casta son lo mismo. Ante esto la verdad, en las próximas elecciones no sé a quien votar, ya que por ahora escapo de todos.

Pero bueno no voy a dejar un resumen del año tan triste, en lo deportivo el Dépor subió a primera; vale que ahora nos arrastramos, pero bueno, poco a poco, hemos vuelto y a ver si suena la flauta y nos quedamos.

Visto el año...la reflexión al ver lo "sociopolítico" es realmente triste, es que ha pasado un año y seguimos cavando el agujero...esperemos parar pronto y empezar a coger palos para hacer una escalera. Pero bueno, hoy se acaba el año, y esta es la noche en la que lo festejamos, así que ya sabéis, ¡a desmadrarse! y como siempre digo:

¡Salud!


viernes, 24 de octubre de 2014

Sinxela complexidade

Turraba e turraba e turraba de novo, era o que levaba facendo anos e máis anos, turrar. Turraba ata acada-lo que buscaba (ou case), en ocasións acadabao e en ocasións non o acadaba, pero seguía turrando.

Era unha persoa deixada, tan deixada era que a moda do "vintage" e do "hipster" viñalle ben. A súa deixadez semellaba que o achegaba ó mundo bohemio tan de moda...nembargantes pasaba diso, non era o seu.

Tiña poucas cousas claras, e sabíao, cousa que non se pode dicir de moita xente. Era unha persoa limitada, sabía o que sabia facer, e tiña moi claro o que ía por enrriba das súas opcións. Nembargantes nunha ocasión a vida deulle cousas que él via por riba das súas posibilidades e fixo que fose a persoa máis leda do mundo.

E ese era o motivo de que turrase, turrase e seguise a turrar. En ocasións recibía respostas negativas, en ocasións recibía desprecio, noutras ingnorábase a súa existencia; pero nas ocasións en que acadaba o que ansiaba a ledicia era o que enchía o seu mundo.

Era unha persoa sinxela, e xusto iso era o que amosaba a súa complexidade.


sábado, 18 de octubre de 2014

¡Protocolo o muerte! (con perdón)

Hace unos años seguro que si a algún profesional le preguntan el motivo por el que hacía una cosa de una manera la respuesta sería: porque es la manera de hacer lo que tengo que hacer.

Resumen, tengo un objetivo y lo intento alcanzar. Mal, eso ahora no funcionaría así, no señor, ahora somos "más mejores", ahora somos la leche. Ahora tenemos protocolos.

Hace unos años empecé a escuchar términos similares al término "protocolo", yo hasta hace relativamente poco incluso pensaba que el "protocolo" era lo que regía las reuniones de alto copete (alto standing dirían algunos "dominadores" de extraños "palabros"), pero ahora resulta que es lo que rige todo, pero absolutamente todo.

La primera palabra relacionada con este término tan de moda fue para mi "procedimiento". Viví un momento de mi vida en el cual muchos días escuchaba como personas le preguntaban a otras si "había seguido el procedimiento", pero no les preguntaban si habían hecho su trabajo no, les preguntaban tan solo por el "procedimiento", era maravilloso. No importaba que las cosas salieran mal o bien, no importaba que la lógica dictase lo que había que hacer no, lo importante era si se había seguido "el procedimiento".

En la misma época que procedimiento apareció una frase hecha que es "lo más", fue el momento en el que tener un plan murió. Llegó un momento en el que no había plantes no, había "hojas de ruta", ¡oh era maravilloso!, era magnifico el ver la cara de alguien con un mínimo de responsabilidad diciendo "seguimos una hoja de ruta", ¡orgásmico!; si en algún momento de mi vida imaginé lo que sintió Saulo cuando se levantó tras caerse del caballo camino de Damasco fue el primer momento en el que vi a un responsable soltar esa frase hecha, ¡solo faltaba que una luz les iluminase!.

Así ha sucedido los últimos años, hemos seguido "hojas de ruta" practicando el "procedimiento" que nos mandasen...lo de alcanzar objetivos era lo de menos, lo importante eran esas dos cosas.  Y ya lo de hacer simplemente lo que hay que hacer para conseguir algo...no padre, ¡por ahí no pasamos!.

Y con el paso del tiempo hemos llegado a lo que llamo procedimiento 2.0,: El Protocolo. Ahora no eres nadie si no sigues un protocolo, eres un homo habilis si no dices seguir un protocolo, podrán decirte que si sigues un procedimiento eres un homo neanderthalensis ¡con suerte!. Hemos llegado al momento en que usamos protocolos para seguir una hoja de ruta ¿cual será el próximo paso?

En definitiva, la cuestión es, ¿hacemos lo que debemos hacer o seguimos protocolos para lavarnos las manos de hacer lo que se debe hacer?


¡Salud!

miércoles, 15 de octubre de 2014

Eins, Zwei, Drei

Estaba sonando el timbre con una insistencia extraordinaria. La cabeza de Amílcar parecía que iba a explotar, entre la resaca que arrastraba, el sonido de la lluvia golpeando las ventanas y el insistente ruido del timbre del portal sentía que un grupo de obreros acababa de decidir construir un aparcamiento subterráneo en el único sitio de la ciudad donde no habían hecho uno, su cabeza.

La noche anterior había sido dura, había tenido una cena de compañeros de colegio y su sitio en la mesa había sido el peor de los imaginables. A un lado tenía a un compañero que se había convertido en el padre perfecto, había pasado toda la cena dando un auténtico máster sobre como hay que educar a los hijos, el significado de sus sollozos, las modalidades de sus deposiciones, la evolución de su tamaño, el apasionante concepto del "percentil" (que en este momento aún no llegaba a comprender), infinidad de más datos sobre el mundo de la infancia y, sobre todo, un apasionante recorrido por las mejores guarderías de Múnich; sí , como su esposa trabajaba en una famosa industria automovilística bávara este tipo vivía allí, así que Amílcar recibió una auténtica lección de como hay que vivir siendo un padre "hipster" en Múnich, apasionante.

Por el otro lado tenía sentado a un compañero que se había convertido en lo que en EEUU llamarían un "womanizer", y aquí toda la vida se le ha llamado "crápula". Presumía de una agenda digna de Barney Stinson, de sus conquistas, incluso de sus logros erótico-festivos con todo lujo de detalles. Y por si eso no fuera poco, residía en Berlín, así que Amílcar escuchó con todo lujo de detales como se ligaba en Berlín e incluso las posturas sexuales más de moda en la capital alemana. A esas horas de la noche empezaba a estar algo harto de "Deutschland"

Pero la noche no acabó ahí no, cuando la cena acabó todos acudieron a una cervecería a tomar algo, y con sus dos compañeros a rodeándole Amílcar llegó a la barra y pidió una cerveza de la cervecera local, ¡craso error!.

- ¡No hombre no!, Amílcar ¿como bebes eso?, ¡tienes que tomar una Weurtäger! - dijo el padre "bávaro"- que se hace con agua del manantial principal de Baviera. ¡Eso que tomas es basura!.

- Esa no está mal - dijo el crápula "berlinés"- pero a mi me gusta la Güermentiainer, que se hace con viejas técnicas de la recóndita Selva Negra. Pero tienes razón, lo que pidió Amílcar ¡es basura!.

Estuvieron todo el rato hablando de sus conocimientos de cerveza, y cuando Amílcar intentó decir su opinión recibió una sencilla respuesta dicha casi al unísono por los dos:

- Nosotros sabemos de cerveza, vivimos en Alemania.

Amílcar se quedó "ojiplático" al descubrir que los conocimientos se adquirían por ósmosis, así que optó por pedir una segunda y una tercera ronda de cerveza para él. Y esas rondas no le parecieron suficientes ya que tanto un excompañero como el otro empezaron en un momento determinado a cantar una supuesta canción típica del Oktoberfest muniqués, y estuvieron cantándola una y mil veces, tantas veces que el idioma alemán a Amílcar solo le daba ganas de decir una cosa:

- Póngame otra cerveza, por favor.

Y así fue toda la noche que recuerda Amílcar, cánticos populares en alemán por doquier y litros y litros de cerveza que entraban en su gaznate. Y ahora lo que oía era solo el timbre del portal, que sonaba, sonaba, sonaba y no paraba de sonar. Como pudo Amilcar salió de cama y, con la "madre de todas las resacas", fue hasta el telefonillo, acertando de milagro a musitar un "¿sí?", tras lo cual escuchó:

- Buenos días, ¿hay en esta casa alguien que sepa hablar alemán?

Y Amilcar se volvió a la cama sin contestar.